Sin doctrinas

“La meditación abre la mente del ser humano a los grandes misterios que ocurren cada día y a cada hora; ensancha el corazón de forma que pueda sentir en cada latido la eternidad del tiempo y la infinitud del espacio; nos otorga una vida dentro del mundo, como si paseáramos libremente por un paraíso. Todas estas hazañas espirituales suceden sin necesidad de tomar refugio en doctrina alguna, lo único que hace falta es mantenerse firme en la verdad que se alberga en lo más profundo de nuestro ser de un modo simple y directo”

Suzuki Roshiimages